Archivo de la categoría: De cómic

Comical, un programa libre para leer comics

ScreenShot00003

A ver si consigo explicar la ruta que he seguido para dar con esto: el podcast Dos horas y media > el blog Luego ya si eso > el comentario de Bluedot > y así llego hasta Comical, un programa para leer comics en el computador. Viene en tres sabores (Linux, MacOS y Windows) y permite abrir los formatos cbr y cbz que ya se han convertido en un estandar de facto dentro del mundillo del cómic por Internet. Estos dos formatos, para quienes no lo sabéis, son tan sólo archivos comprimidos en formato RAR (cbr) o ZIP (cbz) a los que se les renombra la extensión y que contienen las imágenes de cada página del cómic.

¿Y qué tal? Pues muy bien, gracias. Resulta más vistoso que el CDisplay (la interfaz es más atractiva, sin dejar de ser útil y discreta) y contiene las funciones usuales para avanzar y retoceder, ver en pantalla completa, etc. El aspecto de la interfaz me resulta muy importante, porque hace menos confuso el uso del programa, a diferencia de lo que ocurre con el CDisplay: aquí las opciones están mucho más a mano y puedes cambiarlas con muchísima más rapidez.

Personalmente, creo que ya di con el programa idoneo para leer comics bajados de la red (por el momento). Pesa apenas 1.30 MB, y además es software libre. Si algún "contra" le encuentro, es el hecho de distinguir entre cbr y cbz. Me explico: si has guardado el cómic en formato RAR pero le has renombrado con la extensión cbz (ZIP), el programa no abrirá el archivo, cosa que si hace el CDisplay (no es tan picajoso). De todas formas, no me parece tan grave: todo lo que hay que hacer es cambiarle la extensión al archivo y ya está.

3 comentarios

Archivado bajo De cómic

En mis manos “Entender el cómic”

20070919-162923_entenderelcomic

¡Por fin! Llega a mis manos el tan deseado y esperado "Entender el cómic" de Scott McCloud. Ya había leído "La revolución de los comics", el volumen posterior a éste, y me moría de ganas de leer el primero. Había conseguido bajármelo de Internet, pero en inglés. Ahora lo tengo entre mis manos y en español, que siempre resulta más cómodo.

Ante esta llegada tan esperada (diversos avatares impidió que llegase a mis manos), no dudo de que en los próximos días empiecen a aparecer nuevos posts por aquí con reflexiones acerca de lo que voy a leer en los próximos días.

Por cierto, que esta edición de Astiberri es a prueba de escaneos: como quieras pasarla a la compu, se te desarma. Ojalá haya alguien por ahí que haya conseguido obtener una edición electrónica en español para aquellos que no le hacéis al idioma del bardo.

3 comentarios

Archivado bajo De cómic

“Como” en cómic

howtoons

howtoons

Vía Tecnología Obsoleta, descubro HowToons, un sitio dedicado a pequeños manuales sobre como hacer diferentes “juguetes” (que ni son tan juguetes, ni dejan de ser tan divertidos), todos hechos en cómic.

En este mismo blog ya hablé en su momento de la importancia del cómic en la educación, y Howtoons es una demostración de cuan efectivo puede ser este medio para transmitir información que sea procesada en conocimiento con más facilidad.

El sitio resulta muy interesante: la mayoría de las ilustraciones son en color y los comics (de una página) pueden descargarse en formato PDF para imprimir. Tiene también un blog, cargado de imágenes como él sólo pero con un diseño muy atractivo.

Todavía no hay mucho material, pero el sitio vale la pena. Ojalá sigan surgiendo iniciativas así, que aprovechen todo el potencial que brinda el lenguaje del cómic.

Comentarios desactivados en “Como” en cómic

Archivado bajo De cómic

A comicbook orange, un programa sobre comics

Pulp Secret - Comics News and Reviews

Pulp Secret – Comics News and Reviews (via YouTube – Broadcast Yourself.)

Moneando por YouTube, doy con este sitio que tine un videopodcast (a mí, es que lo de videoblog, o videocast no me gusta) sobre cómics: "A comic book orange". He visto un par de programas y está bien hecho y es bastante interesante. Básicamente, se trata sobre novedades de comics y alguna retrospectiva de un autor. Califican las obras con naranjas, de una a cinco (el fundador debe ser algún amante del cítrico, o alguien que pensó que si a Apple le fue bien con las frutas…). El sitio en cuestión (Pulp Secret) tiene su propio canal de YouTube.

Comentarios desactivados en A comicbook orange, un programa sobre comics

Archivado bajo De cómic

Todos los guiones de “Seinfeld” en inglés

20070818-014221_seinfeldHace poco me hice con la sexta temporada de "Seinfeld"… una vez me acabe de ver la séptima. ¿Y qué tiene esto que ver con el cómic? Bueno, quizás con el cómic no tenga mucho que ver, pero desde luego con los guiones muchísimo, pero que muchísimo.

No voy a entrar ahora a hacer una disección (o deconstrucción, que dirían algunos) de "Seinfeld". Sólo quiero remarcar la importancia que tienen los guiones en esta serie. En esta sexta temporada viene un extra en el que se repasa todo el proceso de realización de cada episodio, y la palabra que más se repite es "script". Constantemente. No debéis perdéroslo.

El punto del post: vía ALT1040, doy con mis huesos virtuales en "Seinfeld scripts", un sitio que contiene los guiones de todos los episodios de la serie. Eso sí, en inglés.

No tengo claro de si se trata de los guiones originales o tan sólo de transcripciones, pues en algunos se indica que son esto último y en otros que no. Pero es igual. No me cabe duda de que el material será bueno. Pero lo mejor de todo es que puedes bajártelos todos de una sola vez, en un archivo ZIP de 1,87 MB. Los textos están en formato HTM, con lo que podrás abrirlos en casi cualquier procesador, o leerlos en el navegador.

2 comentarios

Archivado bajo De cómic

Estoy leyendo “Los hijos de Anansi”

20070810-155014_hijos_de_anansiSí, por fin. Ayer me llegó "Los hijos de Anansi", el último libro de Neil Gaiman publicado en español. No sé si seré yo (mucho tiempo sin leer un libro en papel), será Gaiman y su escritura, o simplemente una conjunción de ambos elementos, pero el libro es verdadero sumidero: te arrastra, te arrastra, no lo puedes soltar… Quiero disfrutar del libro no sólo como obra literaria sino también como objeto, por lo que estoy tratando de racionarme para que no me dure los tres días usuales que suele durarme un libro que me gusta.

Si queréis saber más de "Los hijos de Anansi", en Dreamers hay un artículo bastante detallado al respecto. Eso sí, lo he leído por encima para no autoespoilearme, cosa que resulta bastante desagradable. Sólo una cosa: desde que empecé a leerlo, me preguntaba si el tal Nancy era el mismo que había aparecido en "American Gods". Y sí, lo es.

A pesar de que me he leído casi toda su obra, nunca he considerado a Gaiman un verdadero maestro en lo que hace. Tiene momentos brillantes, eso sí, pero siempre me ha parecido… No sé, como más artesano que otros escritores o guionistas. Su prosa es sencilla, no deslumbrante. Y creo que ahí reside la magia de sus escritos. Mezcla géneros, crea historias, emplea muchos referentes, y todo lo hace sin caer en un barroquismo escrito completamente artificial. A mi juicio, Gaiman es un contador de historias, y las cuenta muy bien. Te deslizas a lo largo de la historia como si fueses por un tobogan, empleando habilmente los ganchos (o cliffhangers) para llevarte capítulo tras capítulo hasta el final.

Gaiman es un bardo, un cuentacuentos, a la manera de aquellos personajes (¿existieron en verdad?) que iban de pueblo en pueblo contando historias junto al fuego a cambio de comida. Y, en los tiempos que corren, con tanto mindundi Dan Brownesco, con tanto mago de medio pelo y tanto escritorcillo más preocupado por la forma que por el fondo, es agradable y más que agradecible el poder disfrutar de algo sencillo y honesto como es la obra de Neil Gaiman.

Por cierto, hoy estrenan Stardust.

Comentarios desactivados en Estoy leyendo “Los hijos de Anansi”

Archivado bajo De cómic

Cambia tu licencia a “compartir igual”

2007-07-31_185114Creo que mi oficio debería ser tertuliano: empiezo a hablar de una cosa y termino en otra. Lo digo porque el tema de esta entrada era otro, aunque relacionado con este. Sin embargo, navegando por la red para buscar alguna información, al final me he terminado yendo por los cerros de Úbeda, por lo que dejaré ese tema para una próxima entrada. Y hablando de ir, voy al punto: acabo de darme cuenta (y seguro que soy el último en enterarme) de que la mayoría de los autores que colocan sus obras en Internet lo hace con una licencia inadecuada para su difusión. Vamos, que nos pasamos de proteccionistas a la hora de licenciar nuestros trabajos. Y esto simplemente porque elegimos una licencia que no permite la cesión en cadena o compartir igual.

Creo que todos los que nos dedicamos a crear obras de algún tipo (artísticas, de divulgación, loquesea) tenemos miedo de que cualquier inescrupuloso utilice nuestro trabajo para generar beneficios que no lleguen hasta nosotros o de que se apropie de nuestra obra. Esto, en realidad, es una visión un poco ingenua, pero el tema lo dejo para otra entrada. Aún así, subimos nuestro trabajo a la web con la intención de que sea conocido, de que la gente lo vea y lo enlace: de que se difunda. Este miedo, junto con una cierta dejadez a la hora de informarse adecuadamente, nos ocasiona efectos distintos a los que pretendíamos en un principio.

2007-07-31_185146Para entenderlo mejor, veamos un ejemplo con el caso de la música. Un grupo o un solista graba varias canciones, las sube a la red y les pone una licencia Creative Commons. Esa licencia permite que cualquiera tenga permiso para bajarse esa canción, permiso otorgado exprésamente por los autores e intérpretes de la misma. Es más, en muchos casos permite que la reutilices siempre y cuando el trabajo resultante sea compartido de la misma manera (sharealike, compartir igual o cesión en cadena). Y es aquí donde está lo interesante. El "compartir igual" o "cesión en cadena" ha permitido que muchos podcasters pongan música de muchos y variados autores en sus podcasts, citando siempre su procedencia y autoría. De esta manera, han hecho que sus oyentes conozcan a nuevos autores y que se descarguen su música. Al descargarse su música, hay más probabilidades de que un autor en concreto, al dar un concierto, tenga más público y, por lo tanto, más ingresos.

Sí, ya sé. Es una manera un tanto simplista, o mejor dicho reduccionista, de ver el asunto. Pero a grandes rasgos es así. El éxito está siempre en la difusión. Si no hay difusión de una obra, tanto nos da haberla creado como que no. Y una de las claves para una difusión adecuada está en la reutilización de la obra. Dentro del mercado tradicional, el ejemplo más claro está en la publicidad: ¿Cuántas canciones se han hecho famosas (o más famosas) debido a que han sido utilizadas en un anuncio? Y quien dice anuncio, dice cine, o radio, o series de televisión.

Pues bien, resulta que fijándome por ahí, me he dado cuenta de que hay más obras de las que creemos que, estando con licencias libres, no son en realidad libres. ¿Por qué? Porque permiten la reproducción de la obra, pero no su reutilización, ni siquiera por cesión en cadena. Y tiro la piedra y me cae en la cabeza, porque resulta que yo hago lo mismo: Autodidacta no tiene cesión en cadena. Ciberia tampoco. La recopilación que hice de mis entradas sobre Firefox, tampoco. Ups.

¿Es grave? Pues sí, mira por donde. Porque resulta que si a alguien le da por hacer una recopilación de cosas interesantes encontradas por la web, no puede utilizar el material sin que antes yo le de permiso. "Ah – dirá el astuto lector -, ¿y cuál es el problema? Yo no quiero que se use mi obra sin que me pidan permiso". Toma, ni yo si es para ganar dinero a costa de mi trabajo. Pero resulta que, al limitar la reutilización de mi obra, también estoy limitando su difusión. Sin cesión en cadena, a lo mejor me creo que estoy impidiendo que fulanito coja, por decir, un dibujo mío y se apropie de él, diciendo que se suyo, o poniéndolo como logo en su web y atribuyéndose implícitamente el mérito por el mismo. Pero no es así. Eso se hace con y sin cesión en cadena, es cuestión de suerte (buena o mala, según se mire). El problema de no tener una licencia que permita el sharealike, la cesión en cadena o como quieras llamarle es que si a alguien se le ocurre hacer una recopilación de los mejores artículos-cuentos-fotos-comics-loquesea de la web, simplemente para ponerlo a disposición de todo el mundo, no va a poder incluir tu obra.

Ahora imagínate que esa recopilación la quisiese hacer uno de los bloggers que tiene mayor audiencia. ¿Querrías que tu obra quedase al margen? Yo, personalmente, no. Por eso, en cuanto acabe esta entrada, voy a modificar las licencias de todos mis blogs y de todas mis obras.

Comentarios desactivados en Cambia tu licencia a “compartir igual”

Archivado bajo De cómic