La webredad, el lenguaje de la web

ernes_orologio_clockDesde hace rato quiero escribir una entrada sobre la ficción en línea. De hecho, ya tengo algunas ideas al respecto (que he ido anotando para mi colaboración en este proyecto). Entonces, en uno de los blogs en inglés a los que estoy suscrito, me encuentro con un interesante artículo acerca del tema. Ganas me entraron de traducirlo al completo, pero la licencia que tiene no me lo permite. Insisto: permitir que hagan obras derivadas de tu trabajo es muy importante.

El caso es que ese artículo plantea algunas cuestiones que ya me había planteado, aunque la verdad es que yo me estaba esforzando (y sigo haciéndolo) por encontrar más respuestas que las que da el autor (o la autora, que no lo tengo claro). Cita algunas cuestiones interesantes que pueden desarrollarse cada una de manera independiente hasta convertirse en una entrada por sí misma. Todas estas cuestiones salen a raíz de otro artículo bastante interesante sobre el mismo tema.

A pesar de las muchas cosas interesantes que se dicen, ambos artículos se reducen a exponer algo que es muy importante: escribir ficción para la web no es lo mismo que hacerlo para el papel. Una novela, nos guste o no, es muy difícil de seguir por el medio electrónico. La literatura en la web está descubriendo poco a poco su propio lenguaje, su propia manera de ser y de existir. Y esta se basa en la brevedad.

Esto es aplicable para casi cualquier medio de expresión: escrito, visual o audiovisual). Parece que todo aquello destinado a circular por Internet debe ser breve. ¿Por qué? Creo que podemos enunciar tres factores principales (mezclaré mis propias reflexiones junto con algunas de esos artículos a los que me refiero).

La web es un medio en el que abundan las distracciones: un enlace dentro del texto, o fuera de él; un aviso del messenger indicando que fulanito está en línea; otro aviso del correo acerca de un nuevo mensaje; un aviso más del lector de RSS, señalando que uno de tus blogs favoritos acaba de actualizarse… Y eso sin contar con las distracciones externas al computador, que resultan más fáciles de evadir.

– Resulta difícil leer en la pantalla del monitor: Es cansado. Cansa más que lectura en papel. En algún sitio leí que 15 minutos de lectura en pantalla cansan tanto como 45 minutos de lectura en papel.

– La web genera déficit atencional temporal: tanta información a nuestro alcance… Si no nos interesa, pasamos a otra cosa. La ficción exige que el lector se involucre. Si no puede hacerlo facilmente, casi de golpe, sencillamente se larga. Hay tanta cosa por ahí fuera, que mejor que demuestres que vale la pena hacer el esfuerzo de atender, o por lo menos no hagas perder mucho el tiempo. En la web se aplica lo de "si es breve y es bueno, dos veces bueno". En esto, el cómic le gana a la literatura y casi que al vídeo.

Estos factores no significan que una novela, un ensayo, o una historia larga en cómic no funcionen en la web. Quizás no funcionen para ser transmitidas, como quien dice, en streaming: acceder a ellos tan sólo por medio de la web. Sin embargo, a mi manera de ver, los géneros más largos también tienen su sitio en la red, usándola a manera de repositoro, como método de distribución.

Anuncios

Comentarios desactivados en La webredad, el lenguaje de la web

Archivado bajo La busca

Los comentarios están cerrados.