Propuesta para el futuro del cómic

Si hay alguien ahí fuera leyéndome, quizá sea haya dado cuenta de que me metí en un pequeño brete en el post anterior. Llevo varios días tratando de encontrar una manera concreta, clara y sin muchas divagaciones de decir lo que quiero decir, y como veo que no se me ocurre, pues voy a coger el toro por los cuernos y voy a ir al grano. Parece que últimamente no ando con los dedos muy bien engrasados (ni dedos, ni neuronas)…

Creo que la mejor manera que tenemos para contribuir a que empiece a crearse un mercado del cómic es, sencillamente, creando, generando, haciendo obra. Ahora, si creamos obra, ¿qué hacemos con ella? ¿Cómo la distribuimos? ¿Cómo la vendemos?

A mi juicio, la solución es Internet.

Pero vayamos por partes, que diría Sir William Whitney Gull.

Mi propuesta es la siguiente: realizar la obra, subirla a una página web gratuita (hacerlo es muy fácil), difundir la existencia del material por medio de listas de correo y correos electrónicos a sitios web y blogs relacionados con el cómic. Y mientras se espera a ver que pasa, seguir creando, haciendo más obra para seguir distribuyéndola de la misma manera.

La ventaja que tiene Internet es que abarata mucho la distribución de contenidos, casi hasta hacerlos nulos y nada dignos de consideración. Y nos da algo muy importante: retroalimentación.

Me da la impresión de que muchos creadores que están empezando, o que ya llevan algo de tiempo tonteando con el medio, se desmoralizan no tanto por la imposibilidad de que éste no les pueda dar para vivir, sino por la falta de retroalimentación, por la ausencia de un grupo de desconocidos que alabe su trabajo (si es bueno, claro) o que realice una crítica objetiva que les ayude a evolucionar (dejemos a un lado las críticas destructivas pues lo único que merecen es una total falta de atención).

Mi propuesta, claro, es teórica solamente, sin embargo creo que puede dar resultado siempre y cuando se produzca una adecuada difusión del producto. Un producto que, por otro lado y creo que no lo dejé claro en los párrafos anteriores, ha de ser gratuito mientras se encuentre dentro del ámbito de Internet. Es decir, con una licencia Creative Commons.

De todas formas, ¿cuáles serían los resultados teóricos de mi propuesta teórica? Primero, se darían a conocer nuevos autores a los que accederían un público de todo tipo (y recordemos algo muy importante: este público no será solamente de Ecuador). Este público haría crecer a los autores por medio de sus críticas. Si los autores son lo suficientemente buenos, o tienen el potencial para serlo, se desarrollarán aún más y seguirán produciendo. Se creará una afición por uno u otro autor, que tendrán un público fiel que seguirá su trabajo. Si se acumulan suficientes críticas positivas y se crea un trabajo bueno y consistente, la autoedición podría ser algo a considerar, eso si para entonces aún no ha aparecido alguna editorial con la suficiente visión como para contratar al autor para una edición en papel. Si no se consigue, a seguir intentándolo con nuevo material, hasta que se logre.

El número de personas conectadas a Internet crece día a día, hasta en Ecuador. La difusión electrónica resulta la manera perfecta de darse a conocer sin invertir mucho dinero. A pesar de que se tiene que contar con acceso a un equipo básico (un computador, un escáner y conexión a Internet), esto no resulta tan difícil de conseguir hoy en día.

Creo en mi teoría. Quizá el resultado económico que pueda ofrecer sea algo a largo plazo, pero creo en ella tanto como para haber empezado a ponerla en práctica. Mi cómic, “Ciberia Vol.1”, está en la red, y ya he recibido unos cuantos elogios por él. También algunas críticas (sobre todo, citando errores que pienso subsanar), pero ambas cosas me han servido para motivarme a continuar en ello, para empezar a pensar en otros proyectos adicionales al Vol. 2. ¿A dónde me llevará todo esto? No lo sé, pero ojalá que a algo un poco más productivo y que me permita dedicarme más tiempo a lo que más me gusta hacer: escribir comics.

Por lo tanto, quisiera animar desde aquí a todos aquellos dibujantes y guionistas que comienzan (o, como dije antes, que llevan un tiempo tonteando con el medio) que cuelguen sus obras en Internet para su difusión gratuita. ¿Qué se pierde? Nada, quizá tiempo y esfuerzo. ¿Qué se gana? Por de pronto, satisfacción por la obra realizada y, a continuación, como mínimo gente que comenzará a interesarse en tu trabajo. Y como máximo… ¿Quién sabe?

Anuncios

Comentarios desactivados en Propuesta para el futuro del cómic

Archivado bajo De cómic

Los comentarios están cerrados.