ESTRATEGIAS EN BALDE

Cuando uno crea un blog, espera que al día siguiente de poner su primer post se encuentre éste lleno a rebosar de comentarios, como ha visto antes en sus bitácoras favoritas. A lo mejor, si hay suerte, se encuentra con un par de comentarios, pero luego… nada.

¿Crear un blog reporta la misma ilusión que crear un libro y distribuirlo? Creo que en parte sí. En lo que a mí respecta, la verdad es que no lo afronté así. Hacía ya tiempo que quería crear una bitácora, a pesar de no tener muy claro de qué iba a hablar. Hay una en blogger donde quería colocar unos cuantos microcuentos que escribí durante un arrebato acerca del género, pero como siempre mi inconstancia pudo con el intento.

Supongo que mi tan íntimamente cacareado intento de hacer un blog también se ve condicionado por no tener una conexión de Internet en casa. Creo que sería más motivante si pudiese escribir algo, subirlo inmediatamente al blog y dedicar un poco de tiempo más a leer otras bitácoras e insertar en ellas los comentarios que me interese hacer. Pero como mi situación económica no es muy boyante, me tengo que limitar a escribir en mi casa y, al día siguiente, subirlo desde el lugar donde trabajo o desde un café-net. Como en donde trabajo debo hacer aquello para lo que me han contratado (es decir, dar clases), y como en los café-nets (¿o cafés-net?) son “libre de humo” (por lo menos hasta que sales a la calle y te topas con un bus que te hecha todos los residuos de su combustión en la cara) y me da mucha rabia no escribir cigarrito en mano, pues no puedo revisar con tranquilidad los blogs que me interesan, ni mucho menos comentar nada de nada.

La verdad, el párrafo anterior es digno del procrastinador que soy y, aun así, no me lo trago ni yo mismo, pero bueno.

Volviendo al tema con el que comencé esta entrada, uno de los efectos que estoy seguro se dan con bastante frecuencia es el de tratar de encontrar métodos para promocionar la bitácora propia, y que esos blogs que tanto le gustan a uno la vinculen. Gracias a Google (lo siento, aún estoy “googlelizado”), no se tarda tanto en encontrar unos cuantos consejos, tanto en inglés como en español. Lo que yo suelo hacer es bajarme el contenido que me interesa y después leerlo en casa. Si esta bien, pues después lo aplico. Y en esto de promocionar el blog, siempre se encuentra uno con lo mismo: escribir, escribir y escribir. Y, joder, tienen razón.

Obviamente, puedes tener mucho que decir pero la mejor manera de demostrarlo es diciéndolo, no dejando caer la tinta digital con cuentagotas para ver si alguien repara en tu sabiduría. Lo siento, creo que esto es tan sólo un “mea culpa” por demorarme tanto en escribir e ir poniendo una entrada en el blog cada lo que para mí son tropecientos años en unos pocos días (tengo tendencia a la culpabilidad, que le vamos a hacer).

Valga entonces esta entrada para hacerme una promesa a mí mismo (juramento, Iván, juramento, que le das más valor a ese tipo de cosas desde que leíste hace mogollón “El señor de los anillos”): más entradas, más a menudo y, sobre todo, más interesantes… espero.

Bueno, dejada atrás la tormenta y para que esto tenga un poco de utilidad, dejo aquí el vínculo a un blog en inglés donde dan unos cuantos consejillos muy útiles para aquellos que buscan desesperados como promocionar su blog.

Anuncios

Comentarios desactivados en ESTRATEGIAS EN BALDE

Archivado bajo Otras hierbas

Los comentarios están cerrados.