Cómo escribir un guión de cómic – 3: La viñeta

Espero que esta entrada sea corta, pues aunque da para mucho, todo lo que da lo trataremos después. Por ahora, continuamos con los tecnicismos.

Cuando nos ponemos a escribir un guión, ¿cómo debemos hacer la descripción de una viñeta?

Como dije antes, cada autor lo hace de una manera diferente. Algunos, como Alan Moore, hacen descripciones muy detalladas, concretando con exactitud lo que quieren ver en la viñeta. Neil Gaiman parece ser menos profuso, pero también lo suficientemente específico como para describirle al dibujante el aspecto que quiere que tenga la viñeta. Según dicen, ambos autores trabajan muy bien con los dibujantes con los que colaboran, sacando lo mejor de ellos. El Sr. Gaiman dice que cada guión es una carta al dibujante. Al respecto, Warren Ellis dice que un guión debe hacer que el dibujante se vea bien, no que tenga que estar bajo la dictadura del guionista. Y para que se vea bien, añade, debe sentirse cómodo con el método de trabajo empleado.

Entonces, teniendo en cuenta todo esto, debes hacer tus descripciones tan detalladas como creas que sea necesario según el dibujante con el que vayas a trabajar. Si el dibujante tiene poca experiencia en el medio, lo mejor será que tomes tú las riendas y seas muy específico. Si vas a trabajar con alguien con experiencia, puedes permitirte descripciones mucho menos detalladas. Y si no sabes con quien vas a trabajar o tan sólo quieres hacer un guión para practicar o tenerlo en reserva, mejor especifica. Pero siempre, con detalles o sin ellos, el dibujante debe tener la libertad de interpretar como a bien tenga nuestro guión. Porque a lo mejor, la solución gráfica que nosotros planteamos no es la más apropiada.

Las descripciones deben estar escritas en presente de indicativo y, a la hora de escribir, hay que tener en cuenta que la viñeta es algo estático: no solamente es una selección de una parte de la realidad, sino una selección de un momento concreto en el transcurrir del tiempo en esa realidad. Por ello, siempre es mejor construir las oraciones con los verbos en gerundio, ya que así se indica con más claridad la acción que se está produciendo en la viñeta. Por ejemplo, en vez de…

Carlos abre la puerta. María se indigna.

Es mejor…

Carlos abriendo la puerta. María indignada.

O algo similar.

En cuanto a indicaciones de encuadres (plano tres cuartos, plano medio, etc.) y ángulos (picado, contrapicado…), va un poco en gustos. De nuevo, como parámetro podemos tomar la experiencia del dibujante. Si no conoces mucho del tema, olvídalo, déjaselo al dibujante. Aunque eso no quiere decir que dejes de incluir de vez en cuando alguna anotación al respecto si tienes una visualización muy clara de como ha de ser esta u otra viñeta.

La primera viñeta suele utilizarse también para describir el aspecto de la página: el número de viñetas que va a contener y su disposición. Algunos autores suelen incluir diagramas en lugar de descripciones. De nuevo, tu decides si realizas esta planificación o le dejas entera libertad al dibujante. ¿Mi sugerencia? Hazla siempre y cuando sepas lo que estás haciendo, o cuando el dibujante no tenga ni idea de como colocar las viñetas en una página.

Por último, algunos consejos muy concretos:

         Escribe con claridad. Este no es un lugar donde hacer alardes estilísticos. En alguna parte leí (creo que fue en “El guión”, de Rober McKee) que el guión debe ser entretenido de leer. Estoy de acuerdo. Neil Gaiman dice que cada guión es una carta al dibujante. Me gusta ese concepto. Y para escribir una carta y, además, ser entretenido, uno tiene que ser claro. Si tienes dudas, emplea mejor frases cortas. Nada de frases con oraciones subordinadas de las subordinadas, ni complementos exageradamente largos. Si hay que elegir, mejor ser breve.

         Escribe cosas que se puedan dibujar. Es decir, las cosas que se pueden ver. Por ejemplo: “El matón entrando en la habitación. Está vestido con terno y lleva una pistola cerca de la axila, aunque está tapada por la chaqueta”. Si está tapada por la chaqueta, ¿cómo podemos verla? Si quieres que se note, será mejor escribir: “Está vestido con terno y se nota un pequeño bulto a la altura de la axila”. Otro ejemplo de com ono hacerlo es: “El cadáver está boca abajo, con la cabeza contra la almohada. Tiene un ojo morado y el labio partido”.

         Ten en cuenta el ritmo. El número estándar de viñetas por página es de 5 ó 6. Cuantas más viñetas, más rápido es el ritmo de la acción. Menos viñetas le hacen más lento.

         Todo lo que aparezca en las viñetas debe contribuir a hacer avanzar la acción. Lo que hay en una viñeta es una selección de una parte de la realidad y, por lo tanto, es importante. Aunque se podría profundizar sobre esto, no lo voy a hacer pues tampoco es mi objetivo entrar en tanto detalle. Sin embargo, ten en cuenta lo que acabo de decir.

Eso es todo por hoy. En la próxima entrada, una aproximación a los textos (de apoyo y diálogos), antes de entrar de lleno en la construcción de una historia.

About these ads

1 comentario

Archivado bajo De cómic

Una respuesta a “Cómo escribir un guión de cómic – 3: La viñeta

  1. Muy buen texto!! Felicidades…de gran ayuda el resumen.